Tendencias astrológicas del 2016: el año de los retrógrados

Este año destaca la retrogradación de varios planetas, además de las ya conocidas de Mercurio (que este año serán 4 y no tres, como suele ocurrir). 

Por otra parte, los planetas Júpiter y Plutón que en principio forman un aspecto armónico pasan -a final de 2016- a una relación desarmónica.
Paralelamente se forman aspectos desarmónicos entre Saturno-Neptuno, mientras Marte realiza su bienal viaje retrógrado.
También se avecina un cambio de frecuencia con la Gran Cruz Cósmica Mutable 2016.


Los retrógrados 
2016 es un año con muchos planetas retrógrados, lo que indica que es un período valioso para procesos de introspección. En tal sentido, destacan los meses de abril y agosto como los lapsos en los cuales coinciden mayor cantidad de planetas retrógrados al mismo tiempo: en abril coinciden Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno y Plutón;  en agosto coinciden Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. 

Un planeta en movimiento retrógrado parece que se mueve a la inversa con respecto a la Tierra. La energía del planeta en ese período parece inducir un comportamiento más introspectivo o reservado que de costumbre.  

Los lapsos retrógrados de los planetas dan la oportunidad de llegar realmente a la esencia de una materia, porque obligan a ir a la médula una y otra vez. Esto puede ser frustrante y tedioso, pero es muy útil para hacer frente a algo kármico que se puede estar evitando y que necesariamente se tiene que abordar.
El individuo no sólo es llevado al pasado más próximo por medio de las repeticiones dentro de los viajes de los planetas retrógrados, sino que también lo llevan a tiempos y experiencias de vidas pasadas. Es como si existieran tiempos paralelos en la persona. Mientras las energías directas se viven en el presente, las retrógradas coexistirán pero desde tiempos pasados. El área de la vida que particularmente se ve afectada, depende de la casa de la carta natal  en la que está transitando dicha energía. Por otra parte, los planetas retrógrados también muestran la necesidad de conexión que tiene el individuo con el mundo espiritual.

He aquí los planetas que retrogradan este año:

MERCURIO: Recorre un signo en poco menos de 14 días y retrograda 3 veces al año aproximadamente, pero este año 2016, lo hará 4 veces.  
En 2016 lo hará del 5 de enero al 25 de enero, del 28 de abril al 22 mayo, del 30 de agosto al 22 de septiembre, y finalizaremos el 2016 con Mercurio retrógrado.







MARTE: Recorre un signo en promedio aproximadamente en dos meses (40 días a 6 meses) y retrograda 1 vez cada 2 años. Este año lo hará del 8 de abril al 29 de junio. Cuando está retrógrado hay que evitar los impulsos agresivos, las peleas, los rencores y los celos.




JÚPITER: Recorre un signo en promedio aproximadamente en 1 año (6 a 18 meses) y no retrograda todos los años, sin embargo este año se pone retrógrado el 8 de enero y se pone directo el 9 de mayo.
Suele llamarse el benefactor, el planeta de las oportunidades, pero cuando está retrógrado hace vivir pendientes de una ética, moral, y costumbres que, para el resto de la sociedad, estarán "fuera de época".   La persona puede volverse un tanto rígida o inflexible en cuanto a costumbres. Lo mejor es concentrarse en su aspecto positivo, que es la ayuda que proporciona para estabilizar el mundo espiritual.



SATURNO:  Recorre un signo en aproximadamente 2 años y ½ y retrograda entre 2 y 3 veces en este período. En el 2016, lo estará entre el 25 de marzo al 13 de agosto.
Por su estructura, por su sentido del tiempo, en general, ayuda a entender mejor el mundo que nos rodea. Cuando transita retrógrado puede volver a las personas cerradas, tercas u obstinadas, e inclusive fatalistas. En su lado positivo, este movimiento aumenta la sabiduría y ayuda a tomarlo todo como un factor de crecimiento personal. 



URANO: Recorre un signo en aproximadamente 7 años y retrograda 7 veces o 1 vez por año. Este 2016 lo hará del 29 de julio al 29 de diciembre.
Es el planeta  de la rebeldía contra todo aquello que sea ataduras. Por lo que cuando está retrógrado la intuición es muy fuerte ya que está permanentemente apoyada por los recuerdos del pasado. Será positivo cuando ayuda a los cambios creativos, pero puede ser negativo si se hace todo precipitadamente y con exageración.



NEPTUNO: Recorre un signo entre 14 y 15 años y retrograda 1 vez por año. En el 2016, estará retrogrado entre el 13 de junio y el 20 de noviembre. Cuando está retrógrado pone a soñar. Es importante tener la cabeza muy bien puesta sobre los hombros y los pies sobre la tierra para no cometer errores. Cuando sucede, se tiende a vivir en un mundo de fantasías, de viejos sueños que no concuerdan con la realidad de hoy.



PLUTÓN: Recorre un signo entre 12 y 25 años. Necesita 25 años para recorrer Cáncer y sólo 12 para andar por Escorpio. Retrograda una vez por año durante 6 meses y en el 2016  lo hará del 18 de abril al 26 de septiembre.  Cuando  retrógrada representa la lucha de la humanidad como una lucha personal. Es el planeta de los extremos ¡del todo o nada! Por eso hay que ser muy prudente para evitar confrontaciones personales, guerras o querellas cuando ocurren estos tránsitos. 




Zeus o Júpiter en la mitología: 
la verdad y la justicia
De la armonía a la desarmonía
En relación al aspecto armónico Júpiter y Plutón, en 2016 se forman dos trígonos (distancia de 120º grados): el 16 de marzo y el 26 de junio. 


Se destaca el hecho de que pasarán gran parte del año arraigados en signos de tierra. Júpiter está en Virgo desde el 11 de agosto de 2015 y allí permanecerá hasta el 9 de septiembre 2016; mientras Plutón está a mitad de camino en su gira de 16 años por Capricornio. 

Júpiter tiene un papel crucial en 2016, alejarnos de nuestra confianza y aceptación de la información, para mostrarnos la manipulación y la desinformación subyacente y permitirnos llegar a nuestras propias verdades. 

Plutón o Hades, regente del inframundo 
Por su parte, Plutón, desde el 2008 en Capricornio, ha puesto en evidencia cómo las formas de vivir, comer, socializar y trabajar que eran relevantes hace una década se han vuelto obsoletas. 

Con toda esta energía astral del elemento tierra la atención se centra en cuestiones como el medio ambiente, el bienestar, la salud, el cambio climático y la sostenibilidad. 

Al tratarse de planetas exteriores despiertan la conciencia colectiva a la necesidad de un cambio.  Son además de lento movimiento, por lo que la tendencia será a mayor estructura, racionalización y priorización. 

Sobre el trígono  en el blog de Segundo Ruiz puede leerse lo siguiente:
Se puede relacionar con el arquetipo del Sumo Sacerdote (carta del tarot), el Hechicero u Hombre Medicina. Este aspecto tiene mucho que ver con el arquetipo del chamán...  Mientras dure este aspecto tendremos la oportunidad de desarrollar nuestra capacidad de transformación y renovación psicológica y física. Podremos hacer fuertes nuestras convicciones y desarrollar grandes poderes de persuasión. Tendremos ocasión de fomentar nuestro poder de sanación.   Desarrolla la confianza en los poderes que nos ayudan a renovarnos. Todo lo que es hondo y profundo ganará sentido en nuestra vida.Podremos hacer cambios muy positivos en nuestra vida personal y social.
 Las energías fluirán en la dirección que queramos y controlaremos las circunstancias, siempre y cuando no tengamos fines egoístas, pues en caso contrario los resultados no serán duraderos. Tendremos la oportunidad de reformar y reconstruir nuestro entorno inmediato para que exprese mejor nuestra esencia. Podremos guiar a los demás a que hagan algo más con sus vidas.

La situación cambia cuando el 9 de septiembre  Júpiter salga de Virgo y se mueva a Libra, para luego formar, al fin de año, una cuadratura  con Plutón, desdibujando los aspectos armónicos de la primera mitad de 2016. 
Los aspectos Júpiter-Plutón están asociados con el cambio de experiencias de vida y, a veces esto es individual o relacionado con grupos o convulsiones sociales. El cambio puede ser positivo o igualmente destructivo, cuando los deseos se vuelven tan grandes que nos conducen a pérdidas y enfrentamientos con las autoridades, la religión, algo extranjero, la sociedad en general, asumiendo sustancialmente más de lo que uno puede manejar... Existe una profunda necesidad interior de transformación, que puede ser exigente, compulsiva y obsesiva, obligándonos a realizar un examen más profundo de las áreas de nuestra vida en nuestra carta natal, ocupadas por Virgo, Libra y Capricornio.


Saturno o Cronos: el tiempo y la sabiduría
Los desarmónicos entre Saturno y Neptuno


Estos dos planetas son opuestos casi polares: Saturno representa la realidad y los límites y Neptuno representa aquello que está más allá de la realidad y sin límites. Por lo tanto, este aspecto significa experimentar luchas periódicas entre perseguir las inclinaciones espirituales y satisfacer las demandas del mundo material. 
Físicamente, se puede estar propenso a reciclar episodios de baja vitalidad y enfermedad. 

Neptuno o Poseidon, 
Dios del mar y de la ilusión en la mitología

Las cuadraturas Saturno-Neptuno pueden relacionarse con la confusión y la falta de claridad, o con desenterrar las mentiras, dichas directamente por los demás, o a nosotros mismos, por lo que se desenmascara el autoengaño.

Las fechas exactas de las cuadraturas son:

17 de junio 2016: 12º grados (Saturno y Neptuno retrógrados).
10 de septiembre 2016: 10º (Neptuno retrógrado).


Gran Cruz Cósmica Mutable 

Este año, a decir de muchos astrólogos, se marca un cambio permanente de frecuencia con la Gran Cruz Cósmica Mutable 2016. Dicha cruz se forma de manera exacta el 3 de junio (durante el período de Géminis) y la configuran el Sol, Venus, Júpiter, Saturno y Neptuno. No obstante, más allá de la fecha señalada, permanecerá latente todo el año antes y después de ese signo.

Una cruz cósmica en astrología es una figura tensa  que dota de resistencia y capacidad de esfuerzo y trabajo duro a quien la tiene. Capacidad de sistematización y orden inflexible, todo ello en medio de un evidente caos, inconvenientes y contradicciones que precisamente se intentan reconducir. 

En consecuencia, muchos consideran que no es un año más en una línea de tiempo lineal, es un umbral de energía; una nueva evolución de acontecimientos en nuestra conciencia y el mundo.  


Los signos mutables comienzan con Géminis, se trasladan a Virgo, Sagitario, y finalmente terminan con Piscis. Estos signos median entre la acción de los signos cardinales y fijos, para fomentar el crecimiento y la evolución.

La cruz se considera un marcador sobre un proceso de mutación, para lo cual es preciso poner sobre la mesa todos los elementos susceptibles de ser transformados. Será pues la exteriorización de ideas, valores, la imperiosa necesidad de materializarlas y usar para ello las herramientas adecuadas.
2016 nos llama a ser flexibles y adaptables, para torear con gracia las contrastantes y confusas direcciones en las que los planetas en signos mutables nos tiran de manera incesante.

Es recomendable recurrir a  diversos métodos de introspección, utilizando el discernimiento, la discreción y la sensibilidad. Es necesaria la empatía, ofrecer servicios, pero usando el buen juicio sobre quién ayudars y por qué. Se hace necesario separar lo útil de lo sin sentido. 

En muchos sentidos nos estamos configurando para la búsqueda de nuestras propias respuestas en lugar de mirar hacia afuera. Este año, todo lo que hagamos, a todos los niveles hay que trabajarlo, así de simple. Para ello debemos estar sanos, producir resultados, cuidar nuestro equilibrio y prestar una aguda atención al detalle.
2016 requiere de nuestro compromiso individual, para poder manejar todas estas tendencias astrales, que procuran en nosotros enfrentar dos rasgos básicos opuestos, en una misma personalidad.







fuentes consultadas:
http://labuenaastrologia.com/
http://blogdesegundoruiz.blogspot.com/
http://conociendotualma.blogspot.com/



Entradas populares